miércoles, 26 de junio de 2013

Celulares en las cárceles dominicanas y su impacto sobre el crimen organizado. Geovanny Vicente Romero.

8/5/2013


Como es bien sabido por un amplio segmento de la  sociedad dominicana, no es desde hoy que se esta hablando de la problemática de la infiltración de aparatos móviles en las prisiones. No obstante, en los últimos meses el tema ha cobrado auge dentro de  distintos sectores nacionales, el Ministerio Público, así como el saliente Presidente de la República Dr. Leonel Fernández, quien en septiembre 2011 adoptó una serie de medidas en conjunto con los organismos de seguridad del Estado, donde prohibía el uso de celulares de las cárceles, y dejó muy claro que sería un garante del fiel cumplimiento de las mismas.
Es evidente que el brazo del crimen no se detiene en las puertas de las prisiones, sino que desde el interior de ellas actúa con la más amplia impunidad. Cuando se supone que el interno esta regenerándose y respondiendo por la responsabilidad penal de sus hechos ante la sociedad, es cuando más libremente ejerce sus operaciones criminales que van desde el narcotráfico, sicariato y crimen organizado en general. Debemos recordar que las Reglas Mínimas del Tratamiento de los Reclusos (ONU, Ginebra) en su artículo 37 autoriza el contacto con el mundo exterior pero siempre que este vigilado por las autoridades del Centro Penitenciario y en ningún caso deben realizarse por medios personales (celulares).
De igual modo, resaltamos y nos adherimos al llamado que hace unos meses  hiciera el Diputado por el Distrito Nacional Pelegrín Castillo, de que es evidente que desde las cárceles del país opera el crimen y se dirigen actividades de narcotráfico, por lo que consideró impostergable que la Procuraduría General de la República disponga  el bloqueo de esos aparatos en los centros carcelarios.
No tenemos la menor duda de que por la complejidad  del problema en cuestión, tendría que aplicarse tecnología de punta de cara a instalar un escudo bloqueador de penetración de la telefonía móvil.
La tecnología en cuestión tiene por nombre RF Jamming (bloqueadores) y antes de su instalación debe llevarse a cabo un estudio en el que se analizan diferentes factores de las ondas radiales, factores físicos, y medio ambientales.
 Vale decir, que dicho análisis es fundamental, ya que la solución puede llegar a ser peor que el problema si tomamos en cuenta que algunos de nuestros centros penitenciarios se encuentran alojados en lugares cercanos a la ciudad o en medio de ellas, y las comunicaciones telefónicas de los residentes próximos al centro pueden verse considerablemente afectadas.
Sin embargo, ya en el plano económico hay otras cuestiones a considerar, debido a que esta tecnología de última generación es sumamente costosa, entonces tendríamos que ver cuales  planes al respecto tiene el Gobierno dominicano a los fines de implementar esas medidas, y más aun, ver el papel que jugará el Instituto de las Telecomunicaciones (Indotel) en la adquisición y mantenimiento de estos aparatos.
Autor: Geovanny Vicente Romero


4 comentarios:

  1. El problema, de los celulares en centros penitenciarios es imparable debido a la proclividad a la corrupción de los funcionarios y empleados penitenciarios, que reciben comisiones cuatro veces más jugosas por introducir teléfonos móviles en las cárceles, que como si fuese traficar con heroína. Los criminales que cumplen condenas en las prisiones se sirven de estos aparatos para planear extorsiones, secuestros, fugas, motines simultáneos en diferentes instituciones penitenciarias y hasta asesinatos de testigos.

    ResponderEliminar
  2. Ruben Dario Trinidad Mat 59013
    Como es bien sabido por un amplio segmento de la sociedad dominicana, no es desde hoy que se está hablando de la problemática de la infiltración de aparatos móviles en las prisiones.
    Es evidente que el brazo del crimen no se detiene en las puertas de las prisiones, sino que desde el interior de ellas actúa con la más amplia impunidad. Cuando se supone que el interno está regenerándose y respondiendo por la responsabilidad penal de sus hechos ante la sociedad, es cuando más libremente ejerce sus operaciones criminales que van desde el narcotráfico, sicariato y crimen organizado en general. Debemos recordar que las comunicaciones telefónicas de los internos están reguladas por la ley y el Centro Penitenciario y en ningún caso deben realizarse por medios personales (celulares). desde las cárceles del país opera el crimen y se dirigen actividades de narcotráfico, por lo que consideró impostergable que la Procuraduría General de la República disponga el bloqueo de esos aparatos en los centros carcelarios.
    Sin embargo, ya en el plano económico hay otras cuestiones a considerar, debido a que esta tecnología de última generación es sumamente costosa, entonces tendríamos que ver cuales planes al respecto tiene el Gobierno dominicano a los fines de implementar esas medidas, y más aún, ver el papel que jugará el Instituto de las Telecomunicaciones (Indotel) en la adquisición y mantenimiento de estos aparatos. - Expertos en telecomunicaciones consideraron que el proyecto para bloquear las señales de celulares en las cárceles es de difícil implementación porque implica una serie de especificaciones técnicas, además de que podría afectar a los usuarios cercanos a los recintos. La solución que se busque necesitará de tiempo.
    El bloqueo se aplica en cárceles de Estados Unidos, pero allí existen cabinas para que los reclusos puedan comunicarse, ya que ese derecho no puede ser violentado. Otros países donde se aplica esa medida en fase de prueba es en Perú y Costa Rica, pero allí es difícil que los reclusos tengan celulares, contrario a nuestro país, donde algunos pueden tener hasta cuatro.

    ResponderEliminar
  3. Este problema de los celulares en los centros carcelarios es un mal que afecta la sociedad en general ya que desde los centros carcelarios las mayoría de los internos usan esos aparatos para cometer fechorías, es decir, sicariato, narcotrafico, entre otros delitos causando un mal irremediable a la sociedad.

    En ese sentido debemos buscar una solución eficiente para eliminar estos aparatos de los centros penitenciario porque como usted explica en este articulo mientras los centros penitenciarios buscan que el interno se regenere y responde por la responsabilidad penal de sus hechos ante la sociedad, con la libertad de usar los celulares en estos centros penitenciarios jamás un interno podrá regenerarse e integrase a la sociedad como un ciudadano sano y eficiente.

    En tal sentido debemos buscar una solución para evitar este mal y limitar la comunicación exterior e implementar los bloqueadores de señal, en las cárceles dominicana para reducir en parte la fechoría de los internos hacia fuera.

    86322

    ResponderEliminar
  4. Para controlar o evitar los celulares en nuestras cárceles el Estado debe crear una política para enfrentar este flagelo, se habla de usar bloqueadores de señales en lo que son los reciento penitenciarios, esto no lo veo mal, siempre que el mismo funcione sin las antimañas que ya conocemos de nuestras autoridades, es decir, que si se colocan dichos bloqueadores de señales luego no aparezca un curioso y decida intervenirlo o apagarlo para que nueva vez haya señal para los celulares, lo digo porque se en el país que estamos, debería de crearse un sistema único de control para lo que son los bloqueadores de señales

    ResponderEliminar