martes, 2 de julio de 2013

Drama en las cárceles de Bolivia, 2.000 niños viven con sus padres presos

EL ECONOMISTA AMERICA - 12:58 - 28/06/201
    carcelbolivia.jpg -
    Jóvenes en una de las cárceles de Bolivia.|EFE
    Las cárceles de Bolivia no son ajenas al drama, pero este se acentúa con un dato: 2.000 niños viven con sus padres presos. La escalofriante cifra ha hecho que el Gobierno de Evo Morales tome cartas en el asunto. Así, los niños y adolescentes mayores de seis años que viven con sus progenitores serán evacuados de los recintos penitenciarios.
    El Gobierno de Bolivia reconoció que 2.000 menores conviven en las cárceles con sus padres presos y anunció que buscará evacuarlos después de que el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos calificara el caso de único en el mundo.
    Las declaraciones del funcionario de la ONU se producen en medio de una polémica por una denuncia del director nacional de Régimen Penitenciario, Ramiro Llanos, sobre el caso de una niña de 12 años que fue violada varias veces por su padre, su tío y un padrino en la cárcel de San Pedro, en La Paz. La decisión ha sido tomada después de que se difundieran éste y otros casos de violación a menores, así como el brote de meningitis en San Pedro.
    A esta situación se unen la discriminación y el miedo de los menores a la violencia. Además, sus madres están frecuentemente en otros centros o, incluso, los han abandonado.
    El Defensor del Pueblo y los reclusos concertaron que los niños mayores de seis años vayan a vivir con otros familiares, según explicó a la prensa local la representante del Defensor del Pueblo en La Paz, Teófila Guarachi. "En caso de no poder contar con los familiares, se consensuará entre los padres y las autoridades para ver los espacios donde se los pueda trasladar", explicó la funcionaria.
    "Lo primero que se va a hacer es un estudio socio-psico-económico que permita ver si los niños tienen o no una familia". En caso de que los menores no tengan una familia, serán trasladados a un hogar de acogida hasta que cuenten con una familia sustituta. 
    Las normas vigentes establecen que los niños pueden permanecer con sus padres en las cárceles hasta los seis años, siempre y cuando los progenitores tengan la tutela de los hijos y no tengan otros familiares que se puedan hacer cargo de ellos. El penal de San Pedro, uno de los más grandes de Bolivia, funciona con un sistema de régimen abierto, sin celdas.



    No hay comentarios:

    Publicar un comentario