miércoles, 1 de octubre de 2014

Reclusos podrán trabajar antes de salir en libertad

EL JUEZ DE EJECUCIÓN DE LA PENA DE SAN CRISTÓBAL EVALÚA 10 SOLICITUDES DE PERMISOS CON FINES LABORALES
  • Avance. El tribunal de ejecución de la pena de San Pedro de Macorís ya benefició a un recluso con un permiso especial, que le permitió trabajar en una panadería.
Compartir este artículo
Wanda Méndez
Santo Domingo
El sistema penitenciario dominicano está dando pasos para garantizar la reinserción social y laboral de los condenados por delitos penales, permitiendo que trabajen fuera del recinto antes de cumplir la totalidad de la pena o sean beneficiados con una libertad condicional.  
Esta iniciativa se desarrolla a través de la Subcoordinación del Medio Libre, en coordinación con los jueces de ejecución de la pena, que deben otorgar los permisos especiales. 
Frania Navarro, encargada del programa, precisó que este año han sometido 30 solicitudes a jueces de ejecución de la pena de San Cristóbal, San Pedro de Macorís, Santo Domingo y Santiago.  
Esos internos trabajarían en ayuntamientos, boutiques, ferreterías, fábricas, clínicas y otras instituciones, que se han ofrecido como sus garantes morales. Los salarios dependerán de sus habilidades, pero todos superan los 15,000 pesos. 
“Todos somos dignos de oportunidades, no creo que ningún ser humano no se merezca tener una segunda oportunidad”, manifestó. 
Willy De Jesús Núñez, juez de ejecución de la pena de San Cristóbal, informó que convocará a una audiencia para conocer diez solicitudes que ha recibido, previo a requerir a la Defensa Pública la asignación de defensores a los internos que podrían ser beneficiados. Este grupo corresponde a los centros de Najayo Hombre y  Sabana Toro. 
Aunque el programa formal comenzó en el 2012, con la creación de la unidad del Medio Libre, su directora precisó que antes de esa fecha alrededor de 30 internos fueron beneficiados con un permiso especial por el juez de ejecución de la pena de Santiago. 
“Hasta la fecha no hubo inconvenientes con ninguno de ellos que fueron beneficiados por ese juez”, afirmó. 
Resaltó, además, que ya el juez de ejecución de la pena de San Pedro favoreció a un recluso extranjero, al que le permitió trabajar en una panadería. 
“Es mejor si les vamos dando la oportunidad desde ahora; una salida repentina es una salida que aturde”, subrayó.
Navarro y De Jesús Núñez precisaron que esa posibilidad está prevista en la ley 224, que contempla ciertos permisos de salida, pero aclararon que los reincidentes no aplican. 
De Jesús Núñez subrayó que tratan de que su salida no cause mayores traumas a la sociedad. 
Enfatizó que la medida busca que una persona que ha sido apartada de la sociedad vaya incorporándose de manera paulatina al régimen productivo. 
El magistrado considera que nadie está exento de cometer un error, tras sostener que no todos los privados de libertad tienen una vida propensa a delinquir y que hay personas que están allí por una circunstancia de la vida, un malentendido. 
“Ojalá que al pasar de los años se hiciera un compromiso real y que más empresas dieran la mano amiga para  acoger internos”, manifestó, tras considerar que una persona no puede ser apartada de la sociedad por el hecho de cometer un error, porque puede reivindicarse.
Entiende que si no se hace nada con esa persona privada en libertad, la población de delincuentes seguirá creciendo, por lo que favorece que se trabaje en base a la reinserción social. 
Programa
Navarro explicó que en el nuevo modelo penitenciario los reclusos pueden optar por los programas laborales, para lo cual deben presentar un garante moral, que será una especie de custodia, que le acredita el empleo. Para ello, las áreas de seguridad de los centros de corrección realizan estudios de campo. 
Detalló que hay varias modalidades de permiso. Una es que salga del centro los lunes y retorne los viernes, permaneciendo en su casa en el horario que no esté trabajando. Y la otra, que vaya al trabajo directamente desde el centro y cuando concluya la jornada retorne a prisión.  El juez determina la modalidad. 
Aunque todo condenado definitivo califica, no se toman en cuenta a los condenados por delitos horrendos, según precisó Navarro.
Navarro apuntó que Medio Libre tiene que supervisar que esa medida que le dio el juez se esté cumpliendo. 
Sostuvo que aunque no se les gestiona el empleo, tratan de mercadearlos en las labores comunitarias que realizan a nivel nacional. 
“Con esas labores comunitarias buscamos una justicia restaurativa, para que de alguna manera puedan resarcir el daño social y al mismo tiempo que la misma comunidad vaya viendo que los internos cambian”, manifestó la encargada del programa. 
(+)
JUECES DEBEN OTORGAR EL PERMISO DE SALIDA

El juez de ejecución de la pena de San Cristóbal puntualizó que el papel del tribunal de ejecución de la pena es de vigilancia, de verificar que la documentación esté correcta y hacer una especie de valoración, porque al final es el que otorga el permiso especial.
El magistrado puntualizó que el programa está previsto para las personas que se están acercando a la mitad de la pena, por si cumple con su trabajo y se sigue portando bien en ese ambiente social, le serviría al juez para en un futuro darle una libertad condicional.
Manifestó que las solicitudes de permiso que tiene son para laborar en empresas privadas, donde los internos agotarían una jornada de trabajo normal.
Sin embargo, expresó que se van a cuidar de que no trabajen en bares, ni como seguridad, porque trabajando en esos lugares no estarían en un ambiente favorable, ni conveniente.
“En ese tipo de trabajo hay ciertos riesgos que de manera natural se duplican. En esa parte los cuidaríamos, después en cualquier tipo de negocio que el tribunal entienda que no vaya a poner al interno en un riesgo innecesario”, expresó.
Supervisión 
El magistrado De Jesús Núñez detalló que se hará mediante un contrato de trabajo con una empresa que le va a facilitar un empleo, y un equipo tendrá contacto con la empresa y se encargará de vigilar su comportamiento.
Sostuvo que ese equipo de vigilancia tendrá contacto con la empresa cuando entre a trabajar y cuando salga, para saber si realmente está en su casa fuera del horario de trabajo y si se incorpora a los centros los fines de semana. Indicó que todavía hay situaciones que se están ponderando en cuanto al permiso de salida, aunque en principio expresó estaría trabajando de lunes a viernes, para volver al centro los fines de semana.


http://listindiario.com/la-republica/2014/9/30/339727/Reclusos-podran-trabajar-con-un-permiso-antes-de-salir-en-libertad

No hay comentarios:

Publicar un comentario