martes, 30 de diciembre de 2014

Problemáticas del sistema penitenciario dominicano referente a la victimización de los reclusos.

Autor: Jose Nova                                                                        Profesor: Geovanny Vicente Romero





El 26 de noviembre del 2014 un grupo de estudiante de derecho de la Universidad Central del  Este (UCE)  se trasladó al Centro de Corrección y Rehabilitación "Pedro Santana" de la provincia San Pedro de Macorís (CCR-11), donde realizamos una práctica de la materia de Derecho Penitenciario que imparte el Lic. Geovanny Vicente Romero.

A fin de presentar un análisis de los internos del Centro de Corrección y Rehabilitación “Pedro Santana”, formulamos algunas preguntas con el objetivo de obtener respuestas que nos ayuden a determinar el estado en el que se encuentran cada uno de ellos, para nuestro propósito elegimos quince (15) internos tanto en la condición de condenados, como en la de preventivos, y así lograr tener una perspectiva en términos generales.

Fuimos recibidos por el Director de prisión fulano de tal, el cual fue muy amable y  se ofreció a colaborarnos, así como también los agentes policiales y los internos que allí se encontraban.
Las preguntas realizadas fueron las siguientes:

¿Edad del Interno?
La mayoría presento una edad en un intervalo de 20 a 32 años.

¿Cuál es el país de su procedencia?
Todos respondieron que pertenecen a nuestra isla República Dominicana.

¿Cuál es su estado civil?
Contestaron sobre esto diversas respuestas…

¿Antes de ingresar al centro, si se encontraba trabajando?
Una parte contestó Sí, y el resto dijo No.

¿Edad en la que dejaron de estudiar?
La mayoría respondió en edad de quince (15 años).
Cuando realizamos esta pregunta, debo decir que a mi juicio, los internos se mostraron vergonzosos y arrepentidos, a excepción de uno de ellos, el cual me confesó que tiene una adicción a atracar y que Dios lo encarceló por sus acciones, por la que él  entiende “estuvo caliente en las calles y consciente de que iban a matarle”, sin embargo, a pesar de esto el anuncia que cuando salga continuará haciendo lo mismo.

Otras preguntas:

¿Cuál es la causa por la cual se encuentran allí?
Un 75% contestó por homicidio, el otro 25% por robos.

¿Ha consumido alcohol o drogas dentro del Centro?
Dos dijeron Sí, afirmando que estas sustancias son vendidas en el recinto, los demás dijeron No, y negaron que esto ocurriese.

¿Presenta algún tipo de trastorno mental?
De los quince (15) solo uno (1) manifestó que se siente en un estado de ansiedad, el resto dijo hallarse tranquilos.

¿Le han robado, insultado o amenazado dentro o fuera del recinto?
2 internos contestaron, Sí, especificando que lo hicieron fuera del centro penitenciario, los demás dijeron, No, haciendo referencia de que “Ladrón no le roba a otro ladrón”.

¿Lo han golpeado dentro o fuera del recinto?
Solo uno (1) contestó Si, señalando que fue por parte de los agentes de seguridad, llamados “Azulitos”.

¿Ha sido abusado sexualmente?
Todos respondieron, No.

¿Se considera inocente?
El 50% de los internos dijo, Sí.
Finalmente le preguntamos:

¿Se ha cometido alguna injusticia en relación a su caso?
Algunos contestaron No, señalando que están consciente de que el proceso llevado a cabo fue el correcto, otros, se mostraron inconformes alegando que están condenados por delitos que no habían cometido.  

A nuestra llegada al Centro Penitenciario nos comunicaron que en breve atenderían a nuestras inquietudes. El tiempo aproximado de duración mientras esperábamos ser recibidos fue de diez (10) minutos, una vez dentro, retuvieron las cédulas de cada uno de los que integrábamos la comisión en calidad de visitantes, profesores y estudiantes e hicieron el chequeo de lugar.
En un principio pudimos observar que las áreas estaban limpias, y tanto los policías como los internos fueron sorpresivamente amables, lo cual permitió un mejor desempeño de nuestro trabajo investigativo.

Luego de haber sido parte de este proceso, y de  tener la oportunidad de dar mi parecer al respecto, considero que los internos hacen dentro del recinto lo que están acostumbrados a hacer fuera de él, debido a que es lo que conocen en la sociedad en la que viven, manifiesto esto sin ánimo de justificarlos, pues entiendo que el trabajo que debemos hacer es fuera de las cárceles. Paulo Freire compartió “La Educación transforma a las personas y las personas transforman el mundo”.
Nuestras autoridades se han dado a la tarea de buscar culpables en vez de paliar esta situación, no me refiero a construcciones de escuelas, hablo de una cultura de educación que vaya a los lugares donde se necesita. El buscar culpables no aligera las cargas, porque continúan ahí y todos las vemos.

Concepción Arenal, no se equivocaba cuando expresaba: Cuando la culpa es de todos, la culpa no es de nadie”.












EL CENTRO DE CRIMINOLOGIA PENITENCIARIA Y CIENCIAS POLITICAS EN RD  NO SE HACE RESPONSABLE DEL CONTENIDO DE LOS ARTICULOS REALIZADOS POR SUS COLABORADORES. 

Centro de Políticas Publicas, Desarrollo y Liderazgo RD (CPDL-RD) @cpdlrd #PNJ2015 #CPDLRD #CPDLRDLIDERAZGO






#GobiernoAbierto #ParticipacionCiudadana  #LibreAccesoAlaInformacion #Premios20Blogs

No hay comentarios:

Publicar un comentario