martes, 30 de diciembre de 2014

Los olvidados de La Sociedad: La Realidad de Sus Vidas.

Autor: Anyelina García Gómez.                                           Profesor.: Geovanny Vicente Romero.

La victimización se hace presente a partir de la concepción de víctima y de victimario. Donde  la víctima es una persona o personas que sufren el ataque o la desidia de otra persona. La víctima puede ser una víctima del maltrato físico, del maltrato verbal, del maltrato psicológico o menoscabo en sus derechos fundamentales como persona en si por parte de otra. La  psicología, define la  victimización como una condición de la salud mental de una persona a partir de la cual esa persona se observa a sí misma como centro de todos los ataques y agresiones que pueden existir en una relación humana.


La victimizacion de los internos (recluso, preso, condenado) es también llamada victimización del delincuente o victimizacion terciaria, en ocasiones el delincuente puede convertirse en una víctima institucional, en determinadas situaciones se le puede considerar víctima de unas estructuras injustas, circunstancias que le llevarán a la comisión del delito. Esta marginación social es debida al interés de determinados grupos dominantes, con ello quieren seguir con esa posición de privilegio.



Es con estos delincuentes con los que el estado utilizará toda su fuerza.
Al hablar de victimización terciaria, se puede pensar que se produce una primera victimización debido a esas estructuras injustas, pero una vez que se entra en la prisión se produce la victimización penitenciaria, se produce esta fundamentalmente por el hacinamiento, sobrepoblación de los centros penitenciarios, así como también, por Agresiones físicas, psíquicas, sexuales , etc.( que sufren los reclusos por parte de sus compañeros internos o por los propios agentes encargados de su tratamiento), también por Mafias y normas internas que controlan los más fuertes o poderosos.


En  consecuencia, a raíz de este tipo victimización, es que muchos de los internos está  sufriendo en los centros penitenciarios. el pasado miércoles 26 de noviembre del año en curso, tuve la oportunidad de participar conjuntamente con mis compañeros de Derecho de la Universidad Central Del Este, ya en nuestro ultimo cuatrimestre (12), la cual es impartida por el profesor Geovanny Vicente Romero, en una encuesta basada en el análisis o estudio investigativo sobre el tema de “LA VICTIMIZACION EN LOS CENTROS PENITENCIARIOS”, para el cual nos trasladamos al Centro de Corrección y Rehabilitación "Pedro Santana", del sector Barrio México,  de la provincia de San Pedro de Macorís, REP. DOM. , dicha investigación es realizada por parte del Centro de Políticas, Desarrollo y Liderazgo de la República Dominicana (CPDL-RD), a través de su unidad de Criminología Penitenciaria conjuntamente con la Universidad de Murcia (España).

Una vez estando allí, recibimos una cordial bienvenida por parte de los agentes penitenciarios encarados de ese recinto, luego de entregadas nuestras respectivas identificaciones, fuimos revisados respectivamente por parte de los agentes, esto como protocolo de la institución. Luego fuimos dirigidos hacia el comedor general del centro, donde allí nos organizaron en dos largas líneas de mesas y sillas, en una distancia prudente entre uno y otro, todo esto para para que exista privacidad y confianza entre nosotros y los internos. En base a esto pude entrevistar un grupo de internos, donde entre las respuestas a la encuesta que se le realizó  a cada una,  estos tenían entre 21 y 45 años de edad, todos eran nacidos en este país, un parte estaban solteros, mientras que la otra tenían una pareja(unión libre), la gran mayoría trabajaba antes de ingresar al centro, en cambio otros, estaban desempleados, o trabajaban y estudiaba al mismo tiempo, el nivel de escolaridad estaba entre los 12 y 18 años, con excepción de dos, que estudiaban en la universidad.


La gran mayoría de estos estaban en prisión por haber cometido homicidio consumado, otros por posesión de drogas, y dos por robo, el por ciento total de estos no consume alcohol, crack u otro tipo de drogas, a excepción de uno que consumen marihuana dos veces por día, entre los problemas mentales que estos presentaban prevalecieron la ansiedad y la depresión, con un total y rotundo NO, NUNCA,  O JAMAS, contestaron a la pregunta de que si había intentado suicidarse alguna vez. Un 95 % afirmaron que NO habían sido robados, insultados o amenazados en el centro, mientras que los demás dijeron que Sí le había sucedido. Por otro lado fuera del centro un 75% SI le había sucedido, mientras el otro por ciento no. La afirmaron que no han sido golpeados, ni heridos con algún objeto, o pateados en el centro penitenciario, a excepción de dos internos que me dijeron que SI  lo habían golpeado, y que esta agresión fue por parte de uno de los Agentes, ningunos habían sido tocados o abusados sexualmente, una gran parte de los interno no tenia pesadillas continuas, mientras que la otra si, un 75% no tenia problemas para dormir, mientras el otro 25% si, en relación a la pregunta respecto de que si eran inocentes o culpables por el hecho del cual estaban en prisión, un 85% se consideraba inocente y el 15% admitían su culpabilidad.


Cabe destacar que los internos acogieron la encuesta de una forma agradable, y placentera, puesto que les agradó mucho nuestra visita al centro, ya que estos manifestaron que se sentían muy bien y agradecidos que personas como nosotros y mas jóvenes se tomen la molestia de visitarlos e interactuar con ellos. Entendieron bien cada uno de los parámetro de la encuesta y en ningún momento hubo una negativa a la misma, siempre había una disponibilidad por parte de todos ellos. Nunca se portaron groseros ni agresivos con nosotros, al contrario muy educados y respetuosos, hasta que a veces sentía la confianza y te contaba la historia del porque estaban presos. Cada quien estaba identificado con su respectivo t-shirt (azul o vede) y en ningún momento percibí algún tipo de  falta de higienización en ellos, ni desnutrición tampoco, se veían muy normales.

Después de haber tenido esta experiencia de vida, por que eso es lo que es, de una manera conclusiva ,considero que el trato que reciben los internos, de los centros penitenciarios debe ser siempre ante todo humano, porque eso es lo que son , humanos y no animales o cualquier objeto; también pienso que el Estado debe de vigilar porque se les brinde las condiciones necesarias para que la persona privada de libertad, sobre lleve con dignidad la pena impuesta como consecuencia de haber quebrantado el orden social y por consiguiente no obstante a ello tiene derecho a vivir en condiciones de detención compatibles con su dignidad y a no ser objeto de tratos inhumanos, el Estado debe garantizar el derecho a la vida y a la integridad personal, es decir que el Estado, en su rol que le corresponde debe contribuir a mejorar las condiciones de vida que le asiste a toda persona aunque ella se encuentra privada de su libertad por haber infringido la ley.

En los centros penitenciarios, las condiciones de los reclusos que cumplen una restricción de su libertad por mandato de una autoridad judicial, se ven afectados como consecuencia de las inadecuadas condiciones en que ellos habitan; resultando lesionados sus derechos a la vida, a la integridad, a la salud y al propio principio de la dignidad de la persona. La condición digna es inherente a toda persona y el hecho de que esté restringido el derecho a la libertad, como consecuencia de una sanción penal, por más abominable y execrable que haya sido el hecho que motivara su aplicación, no puede enervar o derogar el núcleo fundamental de la persona.

La dignidad humana, es el soporte estructural del edificio de protección de los derechos fundamentales, garantizando el respeto a los derechos del hombre, tales como el de no recibir tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes que se ven quebrantados por el hacinamiento y las malas condiciones de estructura física y de servicios públicos en que se encuentran los centros de reclusión; los derechos a la vida y la integridad física son vulnerados o amenazados de manera constante por el mismo hacinamiento, condiciones que resultan lesivas a los derechos consagrados por nuestra Carta Fundamental.

Según Rodríguez: los derechos fundamentales son un conjunto de facultades, prerrogativas, libertades que se reconocen a toda persona, considerando individual y colectivamente. Por su parte, Bustamante: sostiene que por derechos fundamentales pueden entenderse aquellos elementos esenciales del ordenamiento jurídico que, derivándose de los valores superiores que nacen de la dignidad del ser humano, lo fundamental como derechos superiores del ser humano y de los demás sujetos de derecho.

A mi parecer, tal vez, el problema más grande de esta falta  radique en el reconocimiento real a los reclusos en calidad de "sujetos de derecho" y decimos real por que en el ordenamiento jurídico el reconocimiento existe pero en el ámbito práctico para las autoridades, y para los ciudadanos, cuando los privados de libertad no somos nosotros ni un pariente o amigo, nos rehusamos a reconocernos como seres humanos dotados de derechos.


La persona recluida en un centro carcelario, por lo menos teóricamente, debe mantener su dignidad humana. La reclusión no implica la pérdida de la condición de ser humano; la función y finalidad de la pena son la protección de la sociedad, la prevención del delito y, principalmente, la organización del sujeto responsable del hecho punible. Pero todo esto ya lo sabemos de antemano, es que a veces nos hacemos los sordos e ignorantes para evadir nuestras responsabilidades y hacer caso omiso a la realidad en la cual nos desenvolvemos.


















EL CENTRO DE CRIMINOLOGIA PENITENCIARIA Y CIENCIAS POLITICAS EN RD  NO SE HACE RESPONSABLE DEL CONTENIDO DE LOS ARTICULOS REALIZADOS POR SUS COLABORADORES. 

Centro de Políticas Publicas, Desarrollo y Liderazgo RD (CPDL-RD) @cpdlrd #PNJ2015 #CPDLRD #CPDLRDLIDERAZGO






#GobiernoAbierto #ParticipacionCiudadana  #LibreAccesoAlaInformacion #Premios20Blogs 

No hay comentarios:

Publicar un comentario