jueves, 20 de febrero de 2014

Ricardo, el primer interno penitenciario en graduarse a nivel universitario

Santo Domingo.-Un viaje a Elías Piña en noviembre de 2007 le cambió la vida a Ricardo Angomás Rodríguez. Él acompañaba a su cuñado, quien tuvo un pleito con tres individuos armados y resultó herido, quienes decidieron devolverse a rematarlo.
Al ver la situación, y a sabiendas de que su cuñado portaba un arma, Angomás Rodríguez la tomó y disparó a los agresores, hiriéndolos, uno de ellos posteriormente falleció. Por el hecho fue sentenciado a 15 años por homicidio.
En apelación le bajaron la condena a ocho años, de los cuales lleva seis años y tres meses.
Con ese fallo Rodríguez manifestó que se sintió conforme y tranquilo, aunque, “una vida no se paga con ninguna sentencia”.
Pero dijo que él entendía que iba a perder la vida “y desgraciadamente para ellos y afortunadamente para mí pude salvarme”. “No fue para matar que yo disparé”, dice el interno que cumple su pena en el Centro de Corrección y Rehabilitación Abierto Haras Nacionales, único modelo de ese estilo para hombres.
Sólo 33 internos en recinto
Angomás forma parte de los 33 privados de libertad que califican para estar allí por su óptimo comportamiento, y con la salvedad de que han cumplido más de la mitad de su condena.
El CCR-HN es el primer centro con característica semi-abierta, es decir, un régimen con seguridad mínima. Allí albergan a las personas que han cumplido con la fase de observación, tratamiento y prueba.
Luego, el expediente de los postulados para ser trasladados a ese recinto es presentado ante la Comisión de Evaluación y Sanción del sistema penitenciario; por último es avalado por el Juez de la Ejecución de la Pena del departamento judicial a donde pertenezca.
Primero en graduarse
Él es el primero en graduarse dentro del nuevo y viejo modelo penitenciario.
Ricardo Angomás Rodríguez tiene 37 años de edad. Al momento del suceso ya había cursado siete cuatrimestres de la carrera de Derecho en la Universidad Tecnológica de Santiago, en su sede de Santo Domingo.
En principio estaba pagando su pena en el Centro Correcional y Rehabilitación de Elías Píña, pero desde allí no le era posible asistir a la universidad.
El interno cuenta que investigó y le informaron que CCR de Haras Nacionales estaba diseñada para aquellos que querían seguir sus estudios a nivel universitario, pero que había que llenar los requisitos.
“La única forma en que la cárcel se podría convertir en una frustración para mí era no continuar mis estudios”, expresó.
Tras cumplir con los requisitos del sistema pudo alcanzar su meta. La universidad era pagada por la familia, el centro sólo se encarga de trasladar y de orientar al interno de cómo debía manejarse.
Muchos no lo creen
Durante los tres años que duró asistiendo a la universidad nadie sabía que Angomás Rodríguez era un interno. Solo la dirección y los maestros.
Previo a presentar su monográfico en la casa de estudios, con la anuencia del sistema penitenciario, les comunicó a sus compañeros de aula, sobre todo los más cercanos, cuál era su condición.
Muchos de sus compañeros se asombraron porque nunca pensaron eso.
“Yo pensaba que cuando se enteraran iban a reaccionar rechazándome, sin embargo me dieron mayor apoyo”, dice emocionado. Al punto que han ido a visitarlo porque no salen del asombro.
Suma Cum Laude
Antonio González es otro de los internos que está en otra universidad estudiando Lenguas Modernas mención Educación. Sus calificaciones oscilan entre los 95 y los 100 puntos. Está condenado por homicidio a 20 años y lleva casi 13 cumplidos.
A diferencia de Angomás, González tiene claro la diferencia entre los dos modelos penitenciarios.
Sostiene que en el viejo todo se “facilita con dinero, las cosas se adquieren muy fácilmente”, mientras que en el nuevo se enfoca en que el individuo se supere y cumpla normas.
“…concierto de emociones”
El tema de su monográfico fue “Un nuevo modelo de gestión penitenciario desde sus inicios en 2013”, con el cual obtuvo una calificación de 96 puntos por su presentación.
Cuando ocurrió el hecho, Ricardo Angomás cursaba el séptimo cuatrimestre de la carrera de Derecho.
Cuenta él, que cuando lo privaron de libertad fue la primera decepción que le provocó a Edia María Rodríguez, su madre.
Angomás dice que se encargó de tranquilizarla, en medio del problema.

“Tiempo después, al comunicarle que el sábado 15 de febrero me graduaría en la universidad, mi mamá vivió un concierto de emociones”.



http://eldia.com.do/ricardo-el-primer-interno-en-graduarse-nivel-universitario/ 

6 comentarios:

  1. Es muy satisfactorio esta noticia, contar en nuestro país con centros penitenciarios que le permita al interno cursar estudios superiores es magníficamente, un logró para la Rep. Dom., con este ejemplo se le visibilizan los deseó de mucho mas interno no obstante de que el interno haya cumplido con su fase de observación, tratamiento y prueba que tenga una conducta óptima dentro del centró y también ayuda de sus familiares con el pago de dichos estudios, que mas que un esfuerzo es una invaluable labor del nuevo modelo penitenciario ya que les permite a dichos interno no sólo la rehabilitación como persona a la sociedad si no que también profesionales de verdad que estoy maravillada con esta noticia.
    nathalie poueriet 84222

    ResponderEliminar
  2. Realmente es muy bueno porque se ocupa gran parte del tiempo en lo mas util que le puede servir a un Interno que es la Lectura y el conocimiento y sacar de adentro lo malo que pueda existir en el proceso de cumplimiento de su pena, y es algo muy grande poder usa ese tiempo en algo util que le servira para salir de alli listo para la sociedad, rebosado de conocimiento y con una mente preparada para superarse cada dia.

    Miriam Mercedes Mat. 49010

    ResponderEliminar
  3. Ricardo Angomás Rodríguez. es un ejemplo a seguir, es muy interesante saber esto, por que así nos damos cuenta de como están evolucionando los centros penitenciarios, que emocionante para esa familia, y sobre todo para el, que estando hay,va a ocupar su tiempo en lo que el le gusta seguir estudiando,es cierto que su vida cambio totalmente pero al menos pudo terminar lo que empezó y que bueno que saldrá de allí una persona productiva, digna de admiración, y esto da mucho que decir para aquellos que se encuentra en la misma situación que pueden ser profesional aun estando privado de libertad, estoy si es avance.

    ResponderEliminar
  4. Ricardo Primer Interno Penitenciario en Graduarse a Nivel Universitario
    Esto solo demuestra que no importa donde estemos, Cuando tenemos el deseo de superación los buscamos donde sea, quiero felicitar a las autoridades tanto civiles y militares por el gran apoyo brindado a Ricardo. espero que esto sirva de motivación a los demás interno para que puedan regenerarse y que sean útil a la sociedad. a las autoridades penitenciaría que de ese ejemplo que creen un programa de motivación para los demás internos para qua así pueden insertarse en la sociedad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este es un verdadero ejemplo digno de destacar. Profesor Geovanny Vicente Romero

      Eliminar
  5. Emeli Jazmín Figueroa Sosa 84620

    Este articulo solo demuestra que cuando se quiere se puede puesto que a veces la circunstancias de la vida puede que te priven de tu desarrollo personal y profesional pero cuando se tiene deseo de superación se empiezan a tocar puertas y el señor abrirá la que mas te convenga bien dice la biblia ayúdate que yo te ayudare esto solo me hace creer mas en que existen las segundas oportunidades y que se puede confiaren una justicia verdadera y un sistema que trabaja para el desarrollo del interno sabemos que el sistema tiene fallas y que le faltan algunas cosas por perfeccionar pero esto demuestra que se está trabajando en ser mejor.

    Emeli Jazmín Figueroa 84620

    ResponderEliminar