jueves, 20 de febrero de 2014

Primer interno que se gradúa de una carrera profesional

Ricardo, el primer interno penitenciario en graduarse a nivel universitario

A pesar de estar condenado a 15 años de prisión, asistía cada sábado en compañía de un agente penitenciario a recibir docencia en UTESA
Por DAYANA ACOSTA
dayana24acosta[@]gmail.com14 febrero, 2014 12:00 pmVer comentarios (1)
Ricardo
Ricardo Angomás Rodríguez asistía a la universidad custodiado por un agente penitenciario. Foto: Elieser Tapia.
Santo Domingo.-Un viaje a Elías Piña en noviembre de 2007 le cambió la vida a Ricardo Angomás Rodríguez. Él acompañaba a su cuñado, quien tuvo un pleito con tres individuos armados y resultó herido, quienes decidieron devolverse a rematarlo.
Al ver la situación, y a sabiendas de que su cuñado portaba un arma, Angomás Rodríguez la tomó y disparó a los agresores, hiriéndolos, uno de ellos posteriormente falleció. Por el hecho fue sentenciado a 15 años por homicidio.
En apelación le bajaron la condena a ocho años, de los cuales lleva seis años y tres meses.
Con ese fallo Rodríguez manifestó que se sintió conforme y tranquilo, aunque, “una vida no se paga con ninguna sentencia”.
Pero dijo que él entendía que iba a perder la vida “y desgraciadamente para ellos y afortunadamente para mí pude salvarme”. “No fue para matar que yo disparé”, dice el interno que cumple su pena en el Centro de Corrección y Rehabilitación Abierto Haras Nacionales, único modelo de ese estilo para hombres.

El número 33

Angomás forma parte de los 33 privados de libertad que califican para estar allí por su óptimo comportamiento, y con la salvedad de que han cumplido más de la mitad de su condena.
Aprovechando el tiempo aprendiendo algo productivo.
Aprovechando el tiempo aprendiendo algo productivo.
El CCR-HN es el primer centro con característica semi-abierta, es decir, un régimen con seguridad mínima. Allí albergan a las personas que han cumplido con la fase de observación, tratamiento y prueba. Luego, el expediente de los postulados para ser trasladados a ese recinto es presentado ante la Comisión de Evaluación y Sanción del sistema penitenciario; por último es avalado por el Juez de la Ejecución de la Pena del departamento judicial a donde pertenezca.

Primero en graduarse

Él es el primero en graduarse dentro del nuevo y viejo modelo penitenciario.
Ricardo Angomás Rodríguez tiene 37 años de edad. Al momento del suceso ya había cursado siete cuatrimestres de la carrera de Derecho en la Universidad Tecnológica de Santiago, en su sede de Santo Domingo.
Ricardo muestra orgulloso su diploma universitario.
Ricardo muestra orgulloso su diploma universitario.
En principio estaba pagando su pena en el Centro Correcional y Rehabilitación de Elías Píña, pero desde allí no le era posible asistir a la universidad.
El interno cuenta que investigó y le informaron que CCR de Haras Nacionales estaba diseñada para aquellos que querían seguir sus estudios a nivel universitario, pero que había que llenar los requisitos.
“La única forma en que la cárcel se podría convertir en una frustración para mí era no continuar mis estudios”, expresó.
Tras cumplir con los requisitos del sistema pudo alcanzar su meta. La universidad era pagada por la familia, el centro sólo se encarga de trasladar y de orientar al interno de cómo debía manejarse.

Muchos no lo creen

Durante los tres años que duró asistiendo a la universidad nadie sabía que Angomás Rodríguez era un interno. Solo la dirección y los maestros. Previo a presentar su monográfico en la casa de estudios, con la anuencia del sistema penitenciario, les comunicó a sus compañeros de aula, sobre todo los más cercanos, cuál era su condición.
Muchos de sus compañeros se asombraron porque nunca pensaron eso.
“Yo pensaba que cuando se enteraran iban a reaccionar rechazándome, sin embargo me dieron mayor apoyo”, dice emocionado. Al punto que han ido a visitarlo porque no salen del asombro.

Suma Cum Laude

Antonio González es otro de los internos que está en otra universidad estudiando Lenguas Modernas mención Educación. Sus calificaciones oscilan entre los 95 y los 100 puntos. Está condenado por homicidio a 20 años y lleva casi 13 cumplidos.
A diferencia de Angomás, González tiene claro la diferencia entre los dos modelos penitenciarios.
Sostiene que en el viejo todo se “facilita con dinero, las cosas se adquieren muy fácilmente”, mientras que en el nuevo se enfoca en que el individuo se supere y cumpla normas.



http://eldia.com.do/ricardo-el-primer-interno-en-graduarse-nivel-universitario-2/

No hay comentarios:

Publicar un comentario