sábado, 9 de agosto de 2014

Lo Ideal versus Lo Real


Autora: Silvia Jhaina Polanco                        Profesor: Geovanny Vicente Romero



Considerando, que la implantación de un "Sistema Penitenciario" en la República Dominicana, inspirado en los conceptos modernos de la penología, y que al mismo tiempo, se adapte a las posibilidades materiales y humanas del país, exige, antes que nada, de la elaboración de una ley básica que comprenda todas aquellas normas y conceptos orientadores de la política aplicable en esta materia; de esta manera da inició la Ley 224 del año 1984, que instituye el "sistema penitenciario Dominicano" ; Por lo que sí hacemos una valoración justa, basándonos en que la mencionada norma tiene al día de hoy 20 años y 5 meses de entrada en vigencia, si a esto le agregamos que las condiciones económicas, materiales  y humanas han crecido en un ciento por ciento, entonces concluimos que el sistema penitenciario dominicano es la materialización de aquel convenio realizado en el 1955, llamado Reglas mínimas para el tratamiento de los internos; pero la verdad no es esa.  

Es así como inicia la contradictoria ejecución del sistema penitenciario dominicano, el cual cuenta con centros ideales, donde se vive un idilio penitenciario como es el Centro de Corrección y Rehabilitación Najayo Mujeres y otros centros donde el caos y la ilegalidad están a flor de piel como Najayo Hombres. Coexisten dos regímenes, donde solo debería ser “El sistema penitenciario”; esto tiene como resultado, la falta de institucionalidad y falta de coherencia en el trato penitenciario, lo peor es que,  estas inmensas diferencias se dan a pocos metros de distancia.

Como bien lo dijo el autor Cristóbal Sánchez: se puede hacer un diágnostico de las sociedades analizando sus cárceles.” Es con base en esta tesis que analizaremos los recintos penitenciarios de Najayo.

Lo Ideal

El CCR Najayo mujeres, es el centro modelo por excelencia del país, está totalmente adecuado, administrado y en función de lo que establece la norma penitenciaria, es un recinto cuya población carcelaria es de 287 internas y su capacidad es de 309, se desconoce la palabra hacinamiento, allí canalizan el material humano enfocándolo en áreas de producción y provecho, tanto para ellas mismas como para la sociedad. Fue admirable ver a la internas capacitarse en cursos técnicos, saber que pueden estudiar las carreras universitarias de Derecho y Psicología, cuentan con sus propias áreas de arte, para hacer sus exposiciones y demás. Incluso el centro está dotado con espacios para niños, en los casos de vistas a las internas y para madres en gestación. Para los momentos libre y las horas de estudio cuentan con una muy buena biblioteca, la cual está a cargo y cuidado de las mismas internas.

Las estadísticas facilitadas a nosotros por la Jurídico del Centro de Corrección y Rehabilitación Najayo Mujeres, Licda. Marta Arias, nos muestran lo siguiente:
Al ver esto anteriormente expuesto, y al mismo tiempo, haber vivido la inolvidable experiencia de ver como se lleva a cabo el tratamieto penitenciario humano, educado y en aras de contribuir a la verdadera rehabilitación de las mujeres internas en ese centro, podemos afirmar que Najayo mujeres ha logrado su cometido, aunque siempre es bueno seguir luchando por mejorar, como mismo afirmase la jurídico, Licda. Marta Arias: “No nos conformamos, aquí en Najayo mujeres siempre buscamos trabajar para crecer.”

 Lo Real

Lamentablemente la República Dominicana se ha quedado estancada en un marco de ilegalidad, corrupción y desorden,  hasta descoordinación podríamos  decir. Vivimos en un país donde no existe un sistema penitenciario sino los sistemas penitenciarios, como si navegáramos en dos aguas distintas pero de un mismo mar.

Nuestro país cuenta con 36 instituciones penales las cuales 28 son de hombres  y 8 de mujeres, y dentro de estas 16 pertenecen al nuevo modelo de gestión penitenciaria y 20 al modelo tradicional, por lo que concluimos que, más de la mitad de los recintos penitenciarios en ejecución aún están en el llamado viejo modelo, y es a esta realidad de la que no ha podido escapar Najayo hombres.

Este centro está siendo objeto de transición, del antiguo al nuevo modelo, es por esto que no todo está perdido. Aunque pequeños, pero se están dando pasos de avance; los agentes  de Vigilancia y Tratamiento Penitenciario (VTP), llevan allí más o alrededor de un año; con la llegada de estos agentes, inició el cambio del Viejo al Nuevo modelo penitenciario, tenemos conocimiento gracias a las informaciones, datos y estadísticas brindadas por el director del centro Adolfo Jesús Serrata.
La situación de Najayo hombres se puede resumir así:

 Antes de avocarme a la triste realidad de Najayo Hombres, es preciso resaltar que los pocos alojamientos pertenecientes al nuevo modelo penitenciario, muestran que el tratamiento que están recibiendo esos internos si está dando resultado, es otra cara de Najayo visitar los pasillos y ver internos tranquilos, que hablan con ímpetu de superación y dan ejemplo de lo que realmente DEBE SER.

Aun así, no es posible dejar de expresar la deprimente situación del otro 80% de Najayo hombres, nos damos cuenta que el sistema de Crawford Irlanda, no tiene cabida. Lo que se vive en este recinto es más deprimente que las naciones de Cristóbal Chávez en su obra "De las cosas de las Cárceles". Es casi increíble haber visto el momento en que un interno le pagaba a otro una gran suma de dinero, por un motivo que ni los vigilantes conocen; esto sin mencionar que otros dos realizaban el ritual de iniciación para la "orden Samurai.”  ¡Nunca Pensé Ver algo así!

Estas y otras experiencias vividas, como percibir olores de cigarrillos, y hasta de sustancias controladas dentro del recinto, fue frustrante, ya que no concibo como en un mismo lugar coexisten dos mundos paralelos dentro del mismo universo. A pesar de esto, dentro del viejo modelo hay internos que no se comportan como el común, tratan dentro de la medida de lo posible, salir adelante.

El estrecho entre idealismo y realidad

Gracias a Dios,  y a los esfuerzos que se están haciendo, existe una luz al final del túnel, afirmaba el director del centro masculino que, en la medida que vayan suministrándose la inversión necesaria, Najayo hombres vera su total adecuación al nuevo modelo penitenciario. Esperando que este paso no sea eterno y no se estanque.

Finalizo con la frase de Cristóbal Sánchez: “La prisión es como cualquier otro sitio. Si conoces las reglas tu trabajo será provechoso.”  Nosotros debemos seguir exigiendo de nuestras autoridades la mejoría y así como también reconocer los avances, las reglas en los recintos de Najayo son claras, de un lado lo mejor y del otro lo posible.












EL CENTRO DE CRIMINOLOGIA PENITENCIARIA Y CIENCIAS POLITICAS EN RD  NO SE HACE RESPONSABLE DEL CONTENIDO DE LOS ARTICULOS REALIZADOS POR SUS COLABORADORES







No hay comentarios:

Publicar un comentario