domingo, 1 de junio de 2014

Inseguridad ciudadana sigue siendo principal preocupación para 2014


Sondeo Ruta 2014
Inseguridad ciudadana sigue siendo principal preocupación para 2014

Aunque la inseguridad ciudadana sigue en primer lugarsu incidencia como generador de preocupación va endescensomientras en 2012 preocupaba al 50 %, en 2013 descendió al 33 % y en 2014 al 25 %

Julián Valdés
Director OPD
(Santo Domingo, 30 de diciembre de 2013). El Observa­torio Político Dominicano (OPDrealizadesde hace cuatro años, unsondeo sobre las perspectivas para el nuevo año. La entidad de la Fundación Global, Democracia y Desarrollo (FUNGLODEentre­vista a expertosacadémicospolí­ticoscomunicadoresfunciona­rios públicos y activistas de distintos ámbitos y tendencias, aquienes cuestiona sobre diversos aspectos de la vida social, económica y política de República Dominicana.
1. Buenas noticias
A los entrevistados se les preguntó su opinión sobre cuál será la mejor noticia del año 2014 para República Dominicana. Al igual que para el año 2013, las opiniones estuvieron muy dispersas, cosa que no ocurrió en los sondeos para los años 2011 y 2012.
De las 23 “buenas noticias” para 2014 que refirieron los entrevistados, tres quedaron igualadas en primer lugar, mencionadas por el 17 % de los participantes:
·  El freno a la corrupción y la impunidad.
·  La mejora en el servicio eléctrico.
·  La reducción y pago de la deuda externa.
El 4 % para Educación, la renegociación del contrato con la Barrick Gold y la superación del déficit fiscal, que para 2013 compartieron el primer lugar, fueron reemplazados en la lista de anhelos de los dominicanos por la mejora en el servicio eléctrico y el pago de la deuda externa; no así el deseo de manejo pulcro de la cosa pública y la persecución y castigo a quienes se hayan enriquecido a costa del erario, que empató en primer lugar para 2013 y continúa para 2014.
En el sondeo para el año 2012, las opiniones de los consultados fueron menos dispersas. El 37.5 % de los entrevistados consideró entonces que la mejor noticia para el país sería la realización de elecciones exitosas, sin contratiempos, y la juramentación del nuevo gobierno. En segundo lugar, con 25 % de los encuestados, se esperaba que el nuevo presidente garantizara la estabilidad económica y políticas públicas efectivas en las áreas críticas como electricidad, educación, salud y vivienda.
Para 2011, la mejor noticia que esperaba el 30 % de los entrevistados era el aumento del gasto en educación. En segundo lugar quedaron, con el mismo porcentaje, la estabilidad económica y la mejoría del sistema educativo.
2. Malas noticias
Nueva vez, como en 2013 y 2012, la peor noticia para los dominicanos en 2014 sería el incremento de la violencia y la inseguridad ciudadana. El 25 % de los políticos y expertos consultados así lo consideró.
Sin embargo, habría que notar que, aunque la inseguridad ciudadana sigue en primer lugar, su incidencia como generador de preocupación va en descenso: mientras en 2012 preocupaba al 50 %, en 2013 descendió al 33 % y en 2014 al 25 %.
En segundo lugar, empatadas en 17 %, tres posibles malas noticias inquietan a los entrevistados:
·    Un posible deterioro de la económica, con su secuela de pobreza, desempleo e inflación.
·     Una condena internacional por la Sentencia TC/0168/13, sobre la nacionalidad dominicana.
·     El aumento de los feminicidios íntimos.
En los años anteriores, el segundo lugar como posible peor noticia lo ocupó:
·  Para 2013: el deterioro de la salud del presidente venezolano Hugo Chávez y el eventual rompimiento del acuerdo Petrocaribe.
·  Para 2012: la agudización de la crisis económica mundial y su impacto en la economía dominicana.
·  Para 2011: que el crecimiento macroeconómico no impacte a sectores populares ni disminuya la pobreza

Para más detalles sobre los resultados del sondeo y sobre los entrevistados, dirigirse al link:

2 comentarios:

  1. El pueblo dominicano está viviendo uno de los momentos más difíciles de su historia en lo que se refiere a la inseguridad ciudadana. La Republica Dominicana es el noveno país que registra mayores niveles de delincuencia callejera y violencia en América Latina y El Caribe.
    Esta realidad ha motivado que, recientemente, sectores de la clase media y alta de la población se hayan convocado a través de las redes sociales de internet, para reunirse a los fines de protestar vehementemente en contra del flagelo de la delincuencia y la violencia que arropa nuestra sociedad.
    La situación que vive el país en materia de delincuencia callejera empeora cada vez más y las autoridades encargadas de poner el orden se han mostrado incapaces de darle solución al problema. Ni los desprestigiados “intercambios de disparos”, ni las odiadas “redadas” en los barrios populares, ni “Barrio Seguro”, han logrado frenar en lo más mínimo la ola delictiva y de violencia que afecta a la nación.

    ResponderEliminar
  2. El gobierno, desde sus distintos estamentos, no puede encontrar la receta para curar la enfermedad y se limita a culpar de la situación al Código Procesal Penal y a los jueces, que partiendo de la soberanía de sus íntimas convicciones, emiten sentencias que favorecen a personas acusadas de actos delictivos.
    No sería exagerado señalar que los gobiernos de los partidos que han detentado el Poder en los últimos cuarenta y seis años son los principales responsables de la ola de delincuencia que afecta nuestro país. En primer lugar, el flagelo de la corrupción, que proviene de las más altas instancias de los gobiernos de turno, envía un mensaje claro a la población, de que es posible robar y mantener impunidad. La corrupción gubernamental es el principal acto delictivo que afecta la nación.
    La corrupción genera delincuencia y violencia, porque contribuye con los niveles de pobreza que padece la mayoría de la población, ya que en las garras de la corrupción se escapan sumas enormes de dinero; que podrían emplearse en inversión social, sobre todo, en salud, educación, agua potable, energía eléctrica, instalaciones deportivas, viviendas dignas, generación de fuentes de empleo, etc.

    ResponderEliminar