viernes, 2 de enero de 2015

Por qué tanto crimen en América Latina: la paradoja de la tormenta perfecta

Perfect storm
Primero de dos posts sobre el crimen y violencia en América Latina basados en elDocumento de Marco Sectorial de Seguridad y Justicia del BID.
En América Latina y el Caribe, la inseguridad nos acompaña día tras día, como nuestra sombra. Según las encuestas de victimización, uno de cada cinco latinoamericanos ha sido víctima de un robo en el último año. Y tres de cada cinco robos son cometidos con violencia.
Incluso he sido víctima de eso, durante un reciente viaje en la región, cuando me robaron mi computadora portátil.
Este suceso no es significante comparado a la verdadera tragedia que son los homicidios. Unas 350 personas mueren al día en nuestra región víctima de un asesinato. América Latina y el Caribe cobija un 8 por ciento de la población mundial pero aporta un 31 por ciento de sus homicidios.
Vivimos con el miedo, el miedo a los asaltos, a perder nuestra vida, que nos van a arrebaten nuestros teléfonos celulares, nuestras pertenencias. Muchas mujeres tienen miedo al tomar el transporte público, y demasiadas sufren de los embates de la violencia doméstica. Para muchos padres es impensable que sus niños jueguen en los parques cuando oscurece. La inseguridad sube el costo de las inversiones. El crimen y la violencia no solo es un lastre fiscal que quita recursos para otras necesidades sociales como la educación y la salud; socava el estado de derecho.
En el BID sabemos que la inseguridad es uno de los mayores retos de desarrollo que enfrentan los países. En este blog revisaremos los factores que explican por qué nuestra región es tan violenta. La próxima semana explicaremos cómo pensamos abordar el reto para que la próxima generación pueda crecer sin miedos, tomando muchos ejemplos de nuestra propia región que han logrado impresionantes éxitos.
Las razones de los altos niveles de crimen y violencia tienen que ver con lo que llamamosla paradoja de la tormenta perfecta.
La paradoja es que en la última década, la región ha gozado de saludables tasas de crecimiento y mejores índices sociales. Los ingresos per cápita se han duplicado.
Entonces, ¿por qué tanto crimen?
Las causas del crimen y la violencia son complejas. Lo que hace subir los homicidios en un país no necesariamente son las mismas que en otro. Una alza en la tasa de homicidios en la provincia de Rosario en Argentina obedece a factores diferentes a la ola de asaltos a los cajeros automático en Santiago.
Pero sí vemos factores comunes a lo largo de nuestra región. Aquí la tormenta perfecta.
El primero de ellos es que en la última década nuestras ciudades crecieron rápidamente, y esto ocurrió de manera desorganizada, sin que el Estado pudiera garantizar  de manera homogénea tods los servicios necesarios a los ciudadanos. .
En segundo lugar, las instituciones públicas – incluyendo la policía y el sistema de justicia – no se adaptaron a las nuevas realidades, lo que significó más impunidad y corrupción.
En tercer lugar, tenemos una enorme población de lo que llamamos Ni-Nis, es decir, jóvenes que ni estudian ni trabajan. Estimamos que uno de cada cinco jóvenes es un Ni-Ni, lo que equivale a 32 millones de personas. Esto supera la población de Perú.
Tapa marco sectorial
Para muchos de estos jóvenes, la rentabilidad de las actividades criminales es mayor que los beneficios de una actividad legal.

Y encima de estas vulnerabilidades, tenemos la presencia del crimen organizado y el tráfico de drogas. Queremos ser claros: América Latina ha sido un continente violento desde hace muchas décadas, incluso antes de la irrupción de los carteles de drogas. Pero no nos cabe duda que la presencia del narcotráfico encrudece la violencia. Estimamos que un 30 por ciento de los homicidios se deben al crimen organizado.
Finalmente, para empeorar las cosas, lo que debería ser una solución se torna en una causa de mayor crimen y violencia: el hacinamiento en nuestros sistemas penitenciarios. Sabemos que las pandillas se fortalecen en las cárceles  desbordadas porque ayudan a poner orden en ellas, lo que le da poder que luego pueden proyectar en las calles. No solamente las cárceles no logran rehabilitar y reinsertar individuos en la sociedad, sino crean pandillas más fuertes y  criminales más profesionalizados.
En el próximo post repasáramos nuestras cuatro áreas de trabajo: la prevención social, la policía comunitaria, mejoras en el sistema de justicia, y mejores en as coordinación institucional. También hablaremos de dos elementos que deben sostener todos los programas de seguridad ciudadana: más y mejor  información y evaluaciones rigurosas.
 Suscríbase a nuestras alertas de email del blog Sin Miedos
Foto credit: Ben Salter Flickr CC


Fuente: http://blogs.iadb.org/sinmiedos/2014/12/16/por-que-tanto-crimen-en-america-latina-la-paradoja-de-la-tormenta-perfecta/











Centro de Políticas Publicas, Desarrollo y Liderazgo RD (CPDL-RD) @cpdlrd #PNJ2015 #CPDLRD #CPDLRDLIDERAZGO






#GobiernoAbierto #ParticipacionCiudadana  #LibreAccesoAlaInformacion

4 comentarios:

  1. Se dice que cada acción produce una reacción, para poder encontrar respuesta concreta de porque tanta violencia en America latina y el Caribe deberíamos pasarnos una larga vida dando respuesta a tal interrogante.
    El comportamiento de las personas depende de muchos factores no siempre la violencia sucede porque alguien sea malo de nacimiento sino que también la necesidad, desesperación entre otras cosas que impulsan al ser humano a cometer faltas o quizás también que se acciona y se suman a esas faltas por alguna defensa propia, cada quien tiene su modo de actuar, bien cierto es que lo que se quiere saber en si porque tanta violencia o crimen sabiendo que nada es sin razón suficiente.
    Muy de acuerdo estoy con puntos que se resaltan en este articulo como se menciona la falta de preparación, conocimiento en su mayoría por jóvenes que van creciendo en mal ambiente con padres que no se preocupan en brindarle calidad de vida habiendo muchos métodos de que sus hijos puedan prepararse para que sean árbol que brinden frutos en el mañana.

    ResponderEliminar
  2. Es lamentable que ni tomar aire fresco menos en frente de su casa se podria por temor a que un malhechor te ataque como animal salvaje solo por arrebatarte algún objeto material que no vale ni un centavo con el riesgo de robar tu vida a cambio de un ataúd o que por una mala información se acerque un extraño y te haga un daño sin conocerte solo por tomar dinero de otra persona que se hace ser una víctima para también hacerte un mal y al mismo paso acabar con tu vida.
    No es fácil vivir con el miedo a perder nuestra vida, que nos van a arrebaten algunas cosas que con sacrificio logramos obtener y no solo el objeto sino nuestra paz interna, nadie queda igual luego de ser atacado físicamente. Muchas personas tienen miedo al tomar el transporte público, y demasiadas sufren de los embates de la violencia doméstica como las mujeres en su gran mayoria. Como menciona el articulo es muy lamentable que para muchos padres es impensable que sus niños jueguen en los parques cuando oscurece. La inseguridad sube el costo de las inversiones. El crimen y la violencia no solo es un lastre fiscal que quita recursos para otras necesidades sociales como la educación y la salud.
    Las causas del crimen y la violencia son demasiadas complejas. Lo que hace subir los homicidios en un país no necesariamente son las mismas que en otro.

    ResponderEliminar
  3. Si la desorganización continua como va, la falta de empleo, falta de preocupación por nuestro prójimo pudiendo nosotros ser motor de empuje para motivarlo a echar para adelante, facilitar vías de desarrollo en los demás no pensando en uno mismo entre otras maneras de posible ayuda si esto y mucho mas falta la ola de lo que hoy nos preocupa seguirá subiendo y nos ahogara.

    América Latina ha sido un continente violento desde hace muchas décadas, incluso antes de la irrupción de los carteles de drogas. Pero no nos cabe duda que la presencia del narcotráfico encrudece la violencia.

    Las pandillas se fortalecen en las cárceles desbordadas porque ayudan a poner orden en ellas, lo que le da poder que luego pueden proyectar en las calles. No solamente las cárceles no logran rehabilitar y reinsertar individuos en la sociedad, sino crean pandillas más fuertes y criminales más profesionalizadas.

    ResponderEliminar
  4. Tome el párrafo anterior del personal que escribió el articulo ya que me recordó a los escritos que habían hecho los estudiantes al visitar el nuevo modelo en donde hicieron preguntas a los internos y estos de manera discreta respondían a realidades que estos vivían allí día a día cosa que de pena saber de un lugar que fue diseñado para dar mejoría y la cruda realidad que se vive allí dentro no es el cien por ciento lo que aparenta con esto quiero culminar y decir que es lamentable en donde se debe restar lo malo se sustituye en suma del mismo.

    ResponderEliminar